Consideraciones después de un embarazo con ICP
Consideraciones después de un embarazo con colestasis intrahepática del embarazo

Toda persona que sufre colestasis intrahepática del embarazo quiere que se le responda esta pregunta: ¿puede mi colestasis intrahepática del embarazo causarme un daño duradero a mí o a mi bebé una vez finalizado el embarazo?
Lamentablemente, no tenemos respuestas definitivas o contundentes. Los estudios realizados hasta ahora han sido escasos y a menudo contradictorios. Sin embargo, existen algunas respuestas, y la mayoría son buenas noticias.

Riesgo a largo plazo para la salud de los padres

En general, existen pocos riesgos graves a largo plazo como consecuencia de la colestasis intrahepática del embarazo (ICP). Los cálculos biliares y otras enfermedades de la vesícula biliar son los más comunes. A muchas personas con colestasis intrahepática del embarazo se les extirpa la vesícula biliar antes o después del embarazo. En algunos casos, esto es causada por un gen hereditario que puede provocar estos problemas de la vesícula biliar.

  • Otros problemas poco comunes son:
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico
  • Pancreatitis no alcohólica
  • Infección por hepatitis C (normalmente anterior a la ICP)
  • Hipotiroidismo

Sin embargo, la mejor noticia es que la esperanza de vida de una persona que ha tenido colestasis intrahepática del embarazo no disminuye en comparación con la población general.

Habrás visto que hay cierta preocupación por el riesgo de cáncer a largo plazo. La buena noticia es que las investigaciones demuestran que el riesgo general de cáncer no aumenta después de someterse a una ICP. Hubo un estudio que mostró un ligero aumento del riesgo de cáncer de árbol biliar. Esto ocurrió en pacientes que tenían otros factores de riesgo. Este cáncer es extremadamente raro, incluso en personas que han tenido ICP. Otros estudios no han podido confirmar estos resultados.

Trastornos hepáticos subyacentes

A veces, la ICP saca a la luz otros trastornos hepáticos subyacentes de los que el paciente no era consciente antes de desarrollar la colestasis intrahepática del embarazo. Se cree que estos trastornos son la causa de la colestasis intrahepática del embarazo, y no al revés. Se puede considerar que la ICP es una primera señal para buscar estos trastornos.

Entre ellos se encuentran:

  • Infección por hepatitis C
  • Esclerosis biliar primaria
  • Hepatitis autoinmune
  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina
  • PFIC/BRIC

Por este motivo, ICP Care y los organismos que regulan la atención materna recomiendan que todo el mundo se someta a una nueva prueba de la función hepática entre las 6 y las 12 semanas posteriores al parto para asegurarse de que la colestasis intrahepática del embarazo se está reduciendo y no está causada por un trastorno subyacente. Es tranquilizador saber que la mayoría de las pacientes con esto no tienen ningún trastorno subyacente.

Ciertos pacientes corren un mayor riesgo y deben someterse a pruebas de detección de trastornos subyacentes: pacientes con inicio en el primer trimestre, personas con múltiples familiares con diagnóstico de colestasis intrahepática del embarazo, pacientes con ICP con niveles superiores a 100 y cálculos biliares antes de los 40 años.

Síntomas futuros

Es probable que la colestasis intrahepática del embarazo reaparezca en futuros embarazos. El riesgo puede ser de hasta un 90% de recurrencia. Si tienes un embarazo gemelar u otro embarazo múltiple, una IVF o un tratamiento con progesterona, los riesgos pueden aumentar. Si tu primer embarazo entra en una de estas categorías, el riesgo futuro puede reducirse.

Algunas personas que han tenido una ICP no pueden tomar anticonceptivos hormonales sin que vuelvan los síntomas, incluso cuando pudieron tolerarlos en el pasado. Si has tenido esta condicion, puedes seguir utilizando anticonceptivos hormonales, pero ten en cuenta que la picazón podría volver a aparecer y que deberías controlar las enzimas hepáticas.

Muchas personas que han tenido colestasis intrahepática del embarazo tienen pruritos durante la menstruación y/o la ovulación. Desgraciadamente, no tenemos muchas investigaciones sobre este fenómeno, y no hay buenas soluciones. Lo que sí sabemos es que, siempre y cuando te hagas las pruebas de seguimiento adecuadas y todo se vea bien, la picazón es benigna y mejorará.

Riesgos para los niños

Lo que más nos alegra es que la colestasis intrahepática del embarazo (ICP) no parece tener riesgos a largo plazo para nuestros bebés. Los estudios han mostrado sólo pequeñas diferencias que no tienen un impacto significativo en los bebés o en su salud en general.

Un único y pequeño estudio mostró un aumento de los problemas metabólicos, como un mayor peso y la prediabetes, en los niños nacidos de pacientes con colestasis intrahepática del embarazo. Un estudio de seguimiento demostró que estos cambios se evitan con el uso del ácido ursodesoxicólico.

Conclusión

En general, estamos encantados de compartir que es poco probable que tu salud y la de tus hijos se vean gravemente afectadas por tu trastorno de colestasis intrahepática del embarazo. Ten la seguridad de que los riesgos a largo plazo son mínimos. Si tienes síntomas después del embarazo o tus funciones hepáticas no vuelven a la normalidad después del embarazo, visita a tu médico para que te hagan más pruebas.

Para más información:

Consulta las páginas de nuestro sitio web sobre este tema para obtener más detalles:

Página orientada al paciente: Después del Embarazo
Página orientada al proveedor: Consideraciones Después de un Colestasis Intrahepática del Embarazo

Categories

Upcoming Events